Postura del niño yoga

Postura del niño yoga

Tadasana

Debido a las muchas maneras en que los niños pueden beneficiarse de una práctica regular de yoga, algunas escuelas han comenzado a integrar el yoga en sus planes de estudio, programas y filosofías. Sin embargo, este cambio sólo se ha realizado en una fracción de las escuelas de todo el mundo, y muchos niños no reciben la oportunidad de hacer y aprender sobre el yoga.
El yoga también se puede hacer fuera de la escuela, y los niños también pueden practicar en casa con la familia. (3) Hacer yoga con los padres es una gran experiencia de unión para todos los involucrados y también da a los niños un tiempo a menudo necesario de uno a uno.
Para los niños, el yoga es muy diferente de lo que es para los adultos. Mientras que muchos están acostumbrados a una clase tranquila y calmada de una hora de duración, los niños no pueden permanecer sentados durante mucho tiempo. El yoga puede hacerse contando cuentos, cantando canciones, bailando, (4) jugando e incluso viendo el yoga en la televisión.
La postura del niño es otra postura sencilla de hacer, y consiste en sentarse sobre los talones y doblarse hacia delante, llevando los brazos por delante del cuerpo y apoyando la frente en el suelo. Al acurrucarse de este modo, uno puede sentirse abrazado.

Balasana

Dado que implica inclinarse hacia delante sobre las rodillas y comprimir el cuerpo sobre la esterilla o el suelo, puede ser un reto, tanto física como emocionalmente. Pero hay variaciones que pueden ayudar a diferentes cuerpos a relajarse en la postura. Y aprender a entregarse a la postura es una parte importante de la práctica.
“Cuando empiezo un flujo de yoga con la Postura del Niño, aprecio que esta postura me da un momento para recogerme”, dice la editora colaboradora de Yoga Journal, Gina Tomaine. “Cada vez que entro en la postura, no puedo evitar sentir una sensación de paz y tranquilidad. Es una expresión física de la calma mental y un “tiempo de espera” infantil. Es una de mis posturas favoritas porque siempre es el lugar donde establezco una intención para mi práctica, y donde recuerdo volver a la mayor calma y concentración que pueda reunir, incluso en los días ocupados.”
Por qué nos gusta:  Durante mucho tiempo no entendí la Postura del Niño. Es decir, entendía la mecánica de la postura, pero no entendía su intención. En mis primeros años de práctica de yoga, la postura del niño era algo que el profesor nos decía que hiciéramos cuando estábamos agotados. La tomé como una opción alternativa, algo menos que las posturas más desafiantes. Mientras estaba en la Postura del Niño, permanecía tensa y lista para abalanzarse sobre la postura que seguía. Sólo en los últimos años, después de practicar más el Yin, he empezado a comprender el valor innato y exquisito de la tranquilidad, la quietud y la entrega, así como la liberación y la fuerza que se derivan de ello. -Renee Marie Schettler, editora jefe

Salabhasa…

Puede que te preguntes si es seguro o incluso beneficioso para tus hijos practicar yoga. Buenas noticias: ¡son ambas cosas! Los niños pueden practicar muchas posturas de yoga sin ningún riesgo y obtener los mismos beneficios que los adultos. Estos beneficios incluyen: aumento de la flexibilidad y de la forma física, atención plena y relajación.
El yoga es una gran forma de ejercicio para las personas que buscan mantenerse en forma con una actividad de bajo impacto. Por supuesto, no todas las posturas de yoga son ideales para los niños. Al igual que los adultos, necesitan dominar los aspectos básicos antes de pasar a estiramientos más avanzados.
Aquí enumeramos diez posturas de yoga que son seguras y fáciles para que tus hijos se inicien. Estas posturas no están en una secuencia concreta, pero hemos indicado los estiramientos que debéis hacer juntos, al principio y al final de la práctica. Puedes elegir algunas de estas posturas para dominarlas o recorrerlas todas, dedicando uno o dos minutos a cada una. En cualquier caso, tu hijo nunca debe forzarse ni hacer nada que le duela. Incluso puede ser aconsejable consultar a un especialista antes de que el niño emprenda una nueva rutina de ejercicios.

Shavasana

Los niños son yoguis natos y el yoga fomenta que su creatividad fluya, que sus miedos, su ira y su tristeza se liberen, que su confianza en el ser interior brille y que sus mentes y corazones estén sincronizados. El yoga tiene un efecto calmante y ayuda a mejorar la conciencia corporal, el autocontrol, la flexibilidad y la coordinación. Las ventajas del yoga son muchas, especialmente para los niños con hiperactividad y déficit de atención.
La “terapia de yoga” ayuda a los niños con síndrome de Down, parálisis cerebral, autismo y otras discapacidades del desarrollo, ya que las posturas de yoga aumentan la conciencia corporal, las técnicas especiales de respiración desarrollan y estimulan varios centros cerebrales y fortalecen los nervios ópticos. Además, la “musicoterapia”, combinada con las asanas y una buena relajación, hará maravillas en el niño.
Para los niños más pequeños, el yoga puede introducirse a través de libros especiales: les ayuda a ilustrar los valores yóguicos como la paz, el amor, la amistad, los sentimientos, etc… básicamente haciendo cualquier cosa para mejorar su conciencia física y emocional.